​​​​​​​Las ambiciones de Turquía en los países Árabes - KHEVDAR KHALED

​​​​​​​Las ambiciones de Turquía en los países Árabes - KHEVDAR KHALED
17 November 2022   10:34

Al llegar al poder en Turquía en 2002, el presidente del régimen turco, Recep Tayyip Erdogan, intentó expandir su influencia en la región. Sus ambiciones se dirigieron a los Estados Árabes. Aprovechó sus crisis políticas y económicas para hacer realidad sus aspiraciones y estableció estrechas relaciones con los partidos políticos del Islam. Erdogan ha proporcionado y continúa brindando apoyo material y logístico a varias organizaciones islámicas radicales. Convirtió a Turquía en un refugio para sus instituciones y actividades. Ha albergado a muchas organizaciones que son reconocidas como organizaciones terroristas en casi todo el mundo.

Erdogan aprovechó la fragilidad de la situación en los Estados Árabes y aprovechó las oportunidades que le permiten alcanzar sus objetivos en los países vecinos. A expensas de los pueblos de estos países y en detrimento de ellos. Invirtió en la cuestión religiosa para hacer realidad sus sueños de dominación en los Estados Árabes.

Después de la autoorganización del movimiento popular en Siria, Erdogan intentó realizar sus aspiraciones y su agenda, mostrando su simpatía por el pueblo sirio. Pero, en realidad, por el contrario, buscó apoyar a la oposición representada por la Coalición y muchos grupos y terroristas para usarlos en la implementación de sus planes maliciosos para ocupar más tierras sirias. Después de eso, abrió las puertas a la infiltración de terroristas de ISIS en tierras sirias con el objetivo de desestabilizar la región.

En Irak, la intervención del régimen turco generó varias preguntas después de que Erdogan negociara acuerdos comerciales con los gobiernos iraquíes y el Partido regional del Kurdistán del Sur. También se firmaron acuerdos de seguridad entre estas fuerzas, que reforzaron la presencia del ejército turco en territorio iraquí. Además, Turquía ha violado repetidamente la soberanía del país. Sus aviones bombardearon diariamente zonas del sur del Kurdistán y la provincia de Shengal, que Turquía trata de ocupar a toda costa. Todo esto ocurre en el contexto del vergonzoso silencio de Bagdad y Erbil.

Además, Turquía ha utilizado muchos documentos para llevar a cabo sus planes de ocupación en Irak. Incluido un documento sobre la construcción de una presa que causó escasez de agua en la región, lo que llevó a Bagdad a negociar con Ankara y hacer concesiones a cambio de preservar los recursos hídricos de Irak, que en ese momento sufría de una sequía incesante.

De esta manera, Erdogan inicialmente se aprovechó de la difícil situación del pueblo sirio y la crisis Libia y se benefició de la situación política en Irak. Especialmente después de la llegada al poder del gobierno de Kazemi. Envió a sus mercenarios a Somalia con el pretexto de entrenar a las fuerzas Somalíes y fortaleció sus relaciones con el ex presidente sudanés Omar Bashir y algunos partidos de la Hermandad musulmana, como el partido de la reforma en Yemen. Hoy en día, el nombre de Turquía suena en todas partes donde se habla de intervenciones externas que crean problemas y causan estragos en otros países.

Por supuesto, todo esto sirve a las ambiciones expansionistas de Erdogan y al aumento de su control sobre la región, así como a la restauración del sueño de Erdogan de revivir el Imperio otomano, que no trajo a los Árabes y pueblos de la región nada más que saqueos, destrucción, ocupación y asesinatos en masa. Durante su reinado, los otomanos cometieron crímenes horribles, matando a miles de Árabes en genocidios masivos. Encadenaron los cuerpos de las personas en las calles, saquearon sus casas y tiendas y mutilaron los cuerpos de las víctimas. Durante los 400 años de dominio otomano en la región árabe, sus habitantes no conocían más que desastres y tragedias.

ANHA